7 de julio de 2010

Aparezco, facturo, desaparezco

El procedimiento sancionador PS/00478/2009, instruido por la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) a la entidad ARBALEX CONSULTING JURIDICO, S.L. (en adelante ARBALEX), se inició tras la denuncia presentada por D. A.A.A. y D. B.B.B. (en adelante los denunciantes) en la que manifestaban que se giró contra su cuenta bancaria un recibo por importe de 111,36 € emitido por ARBALEX con quien no habían contratado ningún servicio ni tenían ninguna relación contractual así como no le habían facilitado número de cuenta bancaria.

En la inspección realizada en las instalaciones de la empresa denunciada se constató que ofrecía servicios de asesoría jurídica por medio de equipos de abogados independientes, por periodos de un año. Habían remitido una carta a potenciales clientes, cuyos datos fueron recabados de fuentes de acceso público, y también un formulario para recabar los datos personales de todos aquellos que desearan contratar dichos servicios. Posteriormente se contactó, de igual modo, pero telefónicamente, con los potenciales clientes para recabar los datos que figuraban en el formulario. Los datos que se recabaron en las llamadas fueron los que figuraban en el formulario y la información fue almacenada directamente en el ordenador, no contando la entidad con soporte documental que acreditase la voluntad de contratación de sus clientes. La entidad tuvo posteriormente un periodo de inactividad y tras instalarse en su nueva oficina comenzó a facturar a los clientes que habían contratado sus servicios y aportado sus datos personales en las llamadas telefónicas.

Obviamente no se podía demostrar ningún consentimiento, ni en este caso ni probablemente en el de ninguno de los clientes facturados por esta empresa, que además a partir del inicio del procedimiento sancionador desapareció de sus instalaciones, teniendo que proceder la AEPD a la notificación del Acuerdo de inicio a través del tablón de anuncios del Ayuntamiento de Málaga y del Boletín Oficial del Estado, sin que se recibiera recurso alguno dentro del plazo previsto por ley.

El dictamen de la AEPD en los Fundamentos de Derecho es claro:
En el presente caso, ARBALEX CONSULTING JURIDICO, S.L. ha tratado los datos personales de D. A.A.A. y D. B.B.B. sin su consentimiento, en concreto, los datos personales necesarios para emitir y cargar en cuenta un recibo, y ha conculcado el principio de consentimiento regulado en el artículo 6.1 de la LOPD que encuentra su tipificación en el artículo 44.3.d) de dicha norma.

Y por tanto
El Director de la Agencia Española de Protección de Datos RESUELVE:
PRIMERO: IMPONER a la entidad ARBALEX CONSULTING JURIDICO, S.L., por una infracción del artículo 6.1 de la LOPD, tipificada como grave en el artículo 44.3.d) de dicha norma, una multa de 60.101,21 € (sesenta mil ciento un euros con veintiún céntimos) de conformidad con lo establecido en el artículo 45.2 y 4 de la citada Ley Orgánica.

5 comentarios:

esalconsultores dijo...

Una asesoria juridica que no solo incumple la LOPD de manera flagrante si no que encima esta inmersa en una "presunta" estafa o ya me diran como se llama facturar servicios sin mediar contratacion.
Esta es una de las razones por las que cuando algun cliente nos pregunta si somos un despacho de abogados me echo a reir. Tendremos confianza en el gremio y pensaremos que es una excepcion...

Paco dijo...

Además unos torpes porque se tuvieron que poner a llamar por teléfono ya que nadie había devuelto el cuestionario inicial, ja, ja.
Pero me intriga cómo consiguieron meter el recibo en el banco, o sea, quién les dio los números de cuenta.
Apuesto a que a raíz de publicarse esto aparecen otros afectados.

Anónimo dijo...

Tras el éxito de Legalitas han salido como sopas negocios similares de dudosa confianza.
Ojo, no digo que Legalitas sea perfecto, pero al menos no es un timo como esto.

Juan Luis R. dijo...

En la línea de lo que se ha dicho sobre indicios de fraude, ¿alguien sabe si la AEPD traslada esto al ministerio fiscal para investigarlo?

Raquel Prat dijo...

Verdaderamente qué asco jugar con el miedo de la gente a lo incomprensible de la ley, las víctimas favoritas de este tipo de desalmados son los que tienen algún problema que no saben cómo resolver y creen ingenuamente que con una pequeña cuota le van a arreglar lo mismo que si paga a un abogado. No se deberían permitir este tipo de actividades si no se demuestra que se dispone de una plantilla real de abogados titulados y colegiados que den una real garantía de un mínimo de calidad e infraestructura legal.

Publicar un comentario

Respetamos los comentarios de Anónimos, pero se agradece la firma.
Se anularán los comentarios que:
1. No tengan algún tipo de relación con la temática de la nota.
2. Tenga insultos al autor de la nota o a otros comentaristas.
3. Sean de un troll o un hoygan
4. Hagan spam.